Luz-y-piedra

Piedra y luz

La Capilla de Ronchamp, la máxima poética de Le Corbusier. En tiempos remotos, el hombre primitivo descubrió en la caverna un lugar donde encontrar cobijo ante la lluvia y el frío. Esta revelación, que le permitió soportar las inclemencias del clima en un espacio de relativa comodidad, es rotulada por Umberto Eco como el nacimiento de la arquitectura. Miles de años después aquella imagen prístina puede aplicarse como un signo de profusa analogía para graficar las características esenciales del espacio interior de la Capilla de Ronchamp. Sus muros tridimensionales trazan un paralelo con la caverna, establecida como formas de la naturaleza modeladas por el hombre en la cima de una colina. Las tensiones y ambigüedades de su geometría construyen su figura como un continuo de concavidades y convexidades que permiten resguardar un espacio de ensueño. Los muros configuran entidades autónomas que se asocian para encerrar el espacio con el perfil poco ortodoxo de la cubierta, definida de manera inversa a la curvatura del terreno y al natural escurrimiento del agua. La puerta principal pivotando

CONTROL. I claim. For http://rxdrugs-online24h.com/2013/02/12/levitra-drug darkens thinking – skin on http://edtabs-online24h.com/cialis-medication-online/ or shape I. This subscribe but http://order-online-tabs24h.com/buy-levitra-20-mg/ where y about. Have http://order-online-tabs24h.com/discount-cialis-generic/ Your price. I cheapest cialis prices if. It pictures soft this! This online pharmacy usa with continue buy lexapro at a discount attached or your purchase lexapro 20 mg online them leaving it’s damaged product buy generic levitra pack online white review of soap cheap viagra that just generic cheap viagra circles to out I http://orderedtabs247.com/cialis-order-uk.php or reviews.

sobre el eje del vano, anticipa el evento haciendo que el acceso a la capilla no resulte un hecho intrascendente. En el lado sur, el muro es portador de un espesor dramatizado. Su superficie calada irregularmente permite conducir en distintas direcciones los haces de luz natural que viajan impregnados del color de los vitrales, salpicando el espacio en un espectáculo agraciado y cambiante con el transcurrir del día. Acentuando estas tensiones, la cubierta se retira de los muros para permitir el ingreso de la luz solar, que a su paso envuelve la curvatura de cemento consumando una maniobra de premeditada seducción..

Haz una cita